El consejo fiscal de la UE reprende a los países por no reducir su deuda

La economía europea ha dejado de volar y ha arrancado una etapa de crecimientos más moderados. Y si bien todos los países entran en esa fase con unas cuentas más saneadas, no han sido capaces de aprovechar la bonanza para soltar lastre. El Consejo Fiscal Europeo, un organismo independiente de la Comisión Europea, lamenta en su informe anual que los países con mayores cargas “perdieron una oportunidad” para rebajar su elevado endeudamiento. El documento señala sobre todo a Italia y Bélgica, pero también a Francia y España por haber rebajado el déficit con los vientos de cola de estos años en lugar de hacer ajustes.

El mundo anglosajón acierta a definir el consejo como el watchdog de Bruselas. Y ayer ese joven organismo ejerció como tal al señalar las debilidades de la economía de los últimos ejercicios, en los que Europa se ha repuesto de la Gran Recesión. La expansión ha permitido que siga bajando el desempleo, el déficit del conjunto de la zona euro está alrededor del 1% del Producto Interior Bruto (PIB) y el peso de la deuda ha disminuido. Y buena parte de esas mejoras se debe al crecimiento extra que no recogían las proyecciones de los gobiernos y los organismos internacionales.

El consejo presidido por Niels Thygesen reprende a los países más endeudados por no haber aprovechado esos “vientos de cola” para reducir su deuda pública. El documento expone que la revisión de las perspectivas de crecimiento a raíz de la mejora económica produjo una “sensación de seguridad injustificada”. Y ello llevó a que muchos países decidieran usar el dinero extra que llegaba a sus arcas para elevar el gasto público en lugar de crear un colchón fiscal o rebajar la deuda que acumulaban.

El consejo asesor resalta que en ese comportamiento incurrieron los países más endeudados, entre ellos Italia (con una deuda del 131,8% del PIB), Portugal (125,7%), Bélgica (103%), España (98,3%) y Francia (97%). Ese organismo destaca el caso de Italia, que se halla en pleno desafío a Bruselas con los números que ha puesto sobre la mesa para elaborar el Presupuesto del año que viene y que fuentes del consejo coincidieron en considerar fuera de las reglas del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El documento señala que la Comisión fue muy “generosa” con Italia el año pasado al realizar una lectura muy benévola de sus cuentas, siguiendo adelante con la “flexibilidad” que ya le había otorgado en ejercicios anteriores. Y añade que al no haber puesto en marcha ningún procedimiento a raíz de una “interpretación amplia” de las reglas, Italia —como Bélgica— ha llevado a cabo una “reducción de deuda insuficiente”.

La autoridad fiscal europea también apunta a Francia y España, que el año pasado estaban dentro del procedimiento de déficit excesivo al haber cerrado el anterior ejercicio con un desfase en las cuentas públicas superior al 3% del PIB. En ambos casos, el documento critica que se siguiera una “estrategia nominal”. Es decir, como la economía creció por encima de lo esperado en los dos países, sus ejecutivos decidieron aparcar las medidas estructurales —“políticamente costosas”, añade no en vano— y fiar la reducción del déficit a la expansión económica. Y para rematarlo, el documento agrega que los dos países reincidían en esa táctica fiscal: “Ese asunto ya se destacó en el informe del año pasado”.

(El País, 11-10-2018)

archivado en: ,