La deuda pública europea sube un 8% por el giro del BCE

Desde que empezó el año 2000, el índice Bloomberg Barclays Global Agg, que pondera deuda de todo el mundo, sube un 140%, y solo ha habido cuatro años en los que se ha cerrado con pérdidas, a pesar de que los inversores, según la encuesta que Bank of America Merril Lynch hace cada trimestre a gestores de fondos, han estado negativos con la renta fija casi en todo momento durante las últimas décadas. En Europa, el control de los alcistas sobre la deuda soberana es aún más claro: en los últimos 19 años solo ha habido dos, 2008 y 2018, en los que el índice de Bloomberg de deuda pública europea no ha terminado en verde. En 2008, coincidiendo con el estallido de la crisis financiera, el índice perdió un 5,3%. El año pasado las pérdidas fueron del 0,69%, y todo apuntaba a que era el inicio de una mala racha para la renta fija que, al menos de momento, no ha sido así.

Y es que cuando empezó el ejercicio encontrar un analista que defendiese la renta fija como buena idea de inversión de cara a 2019 era casi misión imposible. Sin embargo, a mediados de agosto la deuda no solo no deja pérdidas, sino que está generando retornos que en muchos casos rivalizan con los que se consiguen en la renta variable. No hay una sola categoría de deuda, entre las 20 más importantes que destaca Bloomberg, que deje pérdidas al inversor en el año. El índice de deuda soberana europea de Bloomberg, que recoge deuda pública con distintos vencimientos de países de la región, sube un 8% en el ejercicio. De media, los bonos de Alemania, Francia, España, Italia, Grecia, Portugal, Holanda y Reino Unido dejan una rentabilidad del 11,14% en el año, por encima del 10,8% que se consigue con el EuroStoxx 50 en el mismo periodo.

El caso de España es uno de los más significativos de cómo la renta fija está funcionando mejor que la variable: el Ibex 35 está siendo el patito feo de la bolsa europea, con una subida del 1,6% en el ejercicio (las bolsas italiana, francesa y alemana suben más del 10% en el año), mientras que con el bono español el inversor gana más de un 12% en precio en 2019. Las subidas de los otros soberanos europeos son similares, del 19,5% en el caso del griego; del 14% en el portugués; 9,95% en el francés y del 8,8% en el caso del italiano y del holandés.

(El Economista, 13-08-2019)

archivado en: ,