La Seguridad Social ha perdido 100.000 millones desde 2010

El Tribunal de Cuentas empeora su diagnóstico sobre la situación del sistema de la Seguridad Social y certifica que se encuentra ya en su conjunto con “patrimonio neto negativo” -es decir, en quiebra técnica- tras registrar 100.000 millones de pérdidas acumuladas desde 2010, según el informe que acaba de remitir al Congreso de los Diputados. Se trata de la fiscalización de la Cuenta General del Estado de 2017, pero anticipa que la situación no ha mejorado en 2018.

Al existir garantía del Estado, la quiebra del sistema no tiene las implicaciones de una empresa privada, pero el Tribunal de Cuentas reclama medidas a los partidos políticos. La situación que describe el informe, aprobado el pasado 30 de mayo por el Tribunal de Cuentas y al que ha tenido acceso este diario, es más desoladora que en el año anterior y extiende el patrimonio neto negativo a todo el conjunto del sistema y con cifras multimillonarias. “El balance de la Seguridad Social recoge, a 31 de diciembre de 2017, un patrimonio neto negativo de 13.720,6 millones de euros con origen en las operaciones de gestión ordinaria”, afirma el informe de este organismo fiscalizador que preside María José de la Fuente.

El documento empeora el de 2016 en que el patrimonio negativo de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) fue de 176 millones de euros, pero el organismo matizaba que “en el conjunto del sistema de la Seguridad Social esta magnitud es positiva, por 4.730,4 millones, ya que las mutuas cuentan con un patrimonio neto positivo, de 4.906,4 millones”.

Las mutuas siguen presentando un superávit similar, pero incapaz de equilibrar los 18.538,7 millones de agujero de la Tesorería, con lo que el resultado global son los citados números rojos de 13.720,6 millones. Una empresa privada no podría seguir operando con este agujero y tendría que declarar la quiebra e iniciar su disolución, pero al ser un sistema público no rige la legislación mercantil.

De hecho, el Interventor general de la Seguridad Social, Manuel Rodríguez, no niega en sus alegaciones al Tribunal de Cuentas la existencia del patrimonio neto negativo, pero señala que “conviene destacar que la trascendencia en el ámbito de la Seguridad Social de un patrimonio neto negativo no es comparable al ámbito de entidades privadas donde la garantía del Estado no se encuentra presente”.

El Tribunal de Cuentas atribuye el agujero a que acumula ya más de 100.000 millones de pérdidas desde 2010, si se añade el déficit de 2018. El secretario de Estado de la Seguridad Social en funciones, Octavio Granado, cuantificó el pasado marzo en 32.000 millones el patrimonio neto negativo del pasado año. Si el organismo fiscalizador lo confirma en su futuro informe sobre 2018, el diagnóstico será más duro aún.

(El Mundo, 12-06-2019)

archivado en: ,