Los padres y las madres no podrán coger a la vez toda la baja por nacimiento

El Gobierno propone un permiso de paternidad de nueve semanas en 2019, 13 en 2020 y 16 en 2021. Parte de esa baja será compartida con la de la madre y el resto deberá ser empleado por el padre cuando la mujer acabe la suya o si la interrumpe: permiso intransferible. Así, la fórmula obliga al padre a cuidar a solas a su hijo durante una parte de su permiso para "acabar con los factores sociales y culturales que perpetúan un modelo tradicional y desequilibrado de asunción de roles y responsabilidades entre hombres y mujeres".

Según la documentación, la propuesta afecta, de momento, a los funcionarios y empleados laborales públicos. Sin embargo, podría extenderse al sector privado, ya que sostiene que la "Administración General del Estado debe servir de ejemplo" a la hora de implantar la equiparación progresiva de los permisos. El plan del Gobierno está desarrollado en dos folios que fueron entregados el pasado lunes a los sindicatos por el Ministerio de Política Territorial y Función Pública.

Otras dos páginas del departamento de Meritxell Batet diseñan una "bolsa de horas de libre disposición". En concreto el 5% de la jornada anual, o sea, 80 horas al año. Serán horas destinadas "al cuidado de mayores, discapacitados o hijos menores" y deberán ser recuperadas por el trabajador.

Los permisos de paternidad y maternidad actuales establecen 16 semanas para la madre y cinco para el padre. De las 16 de la mujer, las seis primeras tras el parto son obligatorias y las 10 restantes son voluntarias y transferibles. Y las cinco del hombre deben tomarse tras el parto.

El nuevo texto del Ejecutivo indica que el permiso de paternidad "tendría un número de semanas fijo a disfrutar de manera ininterrumpida e inmediatamente posteriores al nacimiento". Es decir, durante unas semanas, la madre y el padre compartirán el cuidado del bebé a la vez. Pero el Gobierno no dice cuántas. A partir de ahí, "el resto de semanas hasta 16" podrán utilizarse de dos maneras: "De forma continuada, en cuyo caso el permiso de maternidad seguiría al de paternidad. O bien tras finalizar el otro progenitor su permiso de maternidad".

El carácter no transferible de la proposición queda claro en este párrafo del Gobierno: "En ningún caso, salvo las primeras semanas fijas, se podría disfrutar el permiso de paternidad de forma simultánea al de maternidad, pues sería contrario al fin último de esta medida, que es el fomento de la corresponsabilidad".

Para 2019, el Ministerio de Batet plantea nueve semanas, "con una parte fija y otra a disfrutar antes o después del permiso de maternidad del otro progenitor". Y con las mismas condiciones, 13 semanas para 2020 y 16 para 2021.

Tanto la baja de paternidad como la bolsa de horas son hijas de la negociación entre los sindicatos y el Gobierno. Pero, en el caso de los permisos, surge un agravio comparativo nacido en el propio partido de Pedro Sánchez: la Junta de Andalucía de Susana Díaz firmó en julio con los sindicatos un acuerdo que implica 10 semanas este año, 15 en 2019 y 20 (para el padre y la madre) en 2020.

Por eso, el CSIF, la mayor central sindical en el sector público, aplaude la medida, pero a medias. "Valoramos este avance. CSIF siempre ha defendido la equiparación, congelada por la crisis, un tema que incluso llevamos al Defensor del Pueblo. Pero hemos pedido a la ministra Batet que tome como base el acuerdo de Andalucía. No puede ser de otra forma. No son sólo derechos de los padres y madres, sino de los hijos a ser protegidos como marca el Código Civil. No puede ser que en un mismo país haya hijos que disfruten de sus padres 40 semanas y otros sólo 32".

Habla Miguel Borra, presidente del CSIF, uno de los sindicatos que se sentó con Susana Díaz y pactó la zancada andaluza. "La Administración, la empresa más grande de este país, es clave para trasladar nuevos derechos. La sociedad pide horarios flexibles y jornadas más humanas que nos den más tiempo con nuestros hijos. Por eso hay que avanzar en medidas como la bolsa de horas o el teletrabajo".

(El Mundo, 11-10-2018)

archivado en: ,