Trabajo negocia con los autónomos limitar la subida de cuotas al IPC de noviembre

El Gobierno ha planteado ese martes a las organizaciones de autónomos una subida de cotizaciones equivalente al índice de precios al consumo (IPC) de noviembre. La propuesta supondría un alza similar a la de los últimos años, cuando la base de cotización avanzaba en paralelo al salario mínimo. Trabajo trasladaría así a 2019 la negociación definitiva sobre el futuro sistema de cotización de los trabajadores por cuenta propia en función de sus ingresos.

Al desconocerse cómo evolucionará la inflación este mes, las organizaciones de autónomos hacen cálculos diferentes, aunque entre los escenarios más pesimistas y los más optimistas apenas hay 5 euros de diferencia. En cualquier caso, sería una subida similar a la de los últimos años (un 1,6% en 2018 y un 3% en 2017).

La Federación Nacional de Trabajadores Autónomos-ATA, que ha rechazado de plano la propuesta, cifra la subida en 21,6 euros al mes, 260 euros al año. Eso supone que el IPC de noviembre alcance el 2,3%. Otras organizaciones como la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) creen que ese porcentaje de cálculo se situará más bien en el 2%, por lo que el aumento mensual de la cuota se quedaría en 17 euros.

En los últimos años, la base mínima de cotización de los autónomos ha estado ligada al salario mínimo. Subían cada año según lo hacía el sueldo legal más bajo. Actualmente, el 85% de autónomos paga sus cuotas según las bases mínimas de cotización: 932 euros en 2018. Sobre esta cantidad, cada mes pagan un porcentaje que va del 29,9% al 30,8%. Como este año está previsto que el salario mínimo suba un 22%, eso supondría un zarpazo a los ingresos de los trabajadores por cuenta propia. De ahí que Trabajo y las asociaciones de autónomos arrancaran sus negociaciones hace dos semanas para fijar cómo será la subida en enero.

La fórmula para aplicar una subida en 2019, según la propuesta del ministerio, elevaría la base mínima (los 932 euros sobre los que se cotizan) y también el porcentaje a pagar, que pasaría a ser del 31,4%. En este se incluirían contingencias profesionales, cese de actividad y formación. La tarifa plana, la cuota fija que pagan los nuevos autónomos, también subiría de los 50 euros actuales, pero el Gobierno propone dejarla en el nivel de cotización de los contratos de formación. Según cálculos de las organizaciones, esto la dejaría en menos de 60 euros al mes.

Aunque la propuesta no está alejada de la que plantearon algunas asociaciones, quedan flecos importantes que impiden el acuerdo. Uno de ellos es cuándo un autónomo empieza a recibir la bonificación del 100% en casos de incapacidad. El ministerio propone que sea a partir del tercer mes.

(El País, 08-11-2018)

archivado en: ,