El guiño del BCE a los bancos, balón de oxígeno para sus cotizaciones

Ha pasado un mes desde que el BCE hiciera un guiño a la banca en la que fue la penúltima reunión con Mario Draghi al frente de la autoridad monetaria de la zona euro. Entonces, Draghi anunció una batería de medidas de política monetaria retomando las compras mensuales de deuda y estableciendo un sistema con el que eximir en parte a los bancos de la penalización que soportan por su exceso de liquidez y que ahora sube del 0,4% al 0,5%.

Este sistema de tiering, mediante el que parte de ese dinero sobrante dejará de ser castigado –se estima que bajará el exceso de liquidez que paga el 0,50% en más de 650.000 millones–, comenzará a aplicarse el 30 de octubre. Este intento de compensación por parte del BCE a un sector que atraviesa sus horas más bajas por el entorno de tipos de interés bajo cero ha sido aplaudido por los analistas y también por el mercado.

Desde la reunión del BCE el pasado 12 de septiembre, algunos bancos europeos, entre los que se encuentran Sabadell y CaixaBank, registran rentabilidades de dos dígitos. Las ganancias acumuladas por las firmas españolas en este periodo han sido más modestas. Este es el caso de Bankinter, cuyo repunte no llega al 2%. BBVA, que avanza un 1,3%, y Santander y Bankia, que no llegan ni al medio punto porcentual. Y es que mientras los analistas aplauden las medidas anunciadas por Draghi, y que supondrán un balón de oxígeno para las entidades en el entorno de tipos bajo cero, la cotización del sector ha sufrido vaivenes debido a las incertidumbres externas. “La cotización de la banca está muy ligada al Brexit porque tiene una fuerte correlación inversa con las primas de riesgo y porque la banca europea tiene una fuerte exposición al Reino Unido”, explica Patricia García, de MacroYield.

Por su parte, Sergio Ávila, analista de IG, valora que “las nuevas medidas implican un menor coste por el exceso de liquidez y mitigarán el impacto que la curva de tipos negativos tendría en sus cuentas en 2020. Al mismo tiempo se trata de una política monetaria expansiva”. El experto agrega que “los bancos están esperando a que entre en vigor el tiering para acumular dinero”. “El BCE tiene la capacidad de modificar el múltiplo por seis veces cuando lo vea necesario para hacer más efectiva la política monetaria”, añade el analista de IG. En un informe reciente, JP Morgan ha calculado que los beneficios por acción de la banca caerán con esta medida un 4% en vez del 6% que se estimaba anteriormente.

Patricia García, de MacroYield, añade que la banca de la periferia se situará entre las más beneficiadas posiblemente por la mejora en las nuevas subastas de liquidez. “Las TLTRO III son especialmente beneficiosos para la banca italiana, que cuenta con un importante saldo de las anteriores subastas (las firmas del país mantenían 239.000 millones de euros a final de 2018) y que sin las TLTRO III tendría que haber refinanciado en muchos casos acudiendo a los mercados, donde hasta hace muy poco el coste era enorme y, aunque se ha relajado recientemente, las nuevas subastas resultarán un alivio en el coste de la banca”.

La experta añade que, para las entidades españolas, las nuevas condiciones TLTRO también resultan interesantes y será otra de las grandes beneficiadas siendo la banca española, tras la italiana, la que más ha apelado a los TLTRO (su saldo vivo a final de 2018 ascendía a 167.000 millones).

(Cinco Días, 15-10-2019)