España, cuarto país europeo en dividendos en 2019 supera la barrera de los 10.000 puntos en la Bolsa

España fue el cuarto país que repartió más dividendos de Europa el año pasado. Las cotizadas españolas distribuyeron 23.300 millones de dólares (21.491 millones de euros) en 2019, según el informe anual elaborado por Janus Henderson sobre la retribución al accionista. Las francesas escalaron a las primeras posiciones con pagos de 63.900 millones (58.941 millones de euros) el año pasado. Le siguieron en segundo lugar los pagos de las empresas alemanas que se elevaron a 43.800 millones de dólares (40.401 millones de euros). El tercer puesto fue para Suiza, con 39.300 millones de dólares (36.250 millones de euros.

El crecimiento de los dividendos en Europa ha sido el más lento del mundo en la última década, con un alza del 53% en base subyacente, descontando factores extraordinarios, según recoge el informe. De hecho, en 2019, los dividendos europeos cayeron un 2,0% hasta los 251.400 millones de dólares (231.891 millones de euros), aunque tras tener en cuenta las fluctuaciones de los tipos de cambio y otros factores secundarios, el crecimiento subyacente se situó en el 3,8%.

Francia -donde destacaron los pagos extraordinarios de Natixis y Engie- fue el único país en anotarse una cifra récord en 2019. Los dividendos totales distribuido, reflejaron un alza del 1,3%, lo que se traduce en un avance del 4,6% en tasa subyacente una vez contemplado el efecto positivo de los dividendos extraordinarios y el lastre de la depreciación del euro.

Siete de cada diez empresas galas del índice de Janus Henderson revisaron al alza sus distribuciones en base interanual, y solo EDF recortó su reparto. Un porcentaje similar de empresas españolas también aumentó su dividendo, y el total distribuido avanzó un 4,2% en base subyacente. La presión sobre los beneficios de CaixaBank derivó en un notable recorte de sus dividendos en el marco de un cambio en su política de remuneración al accionista, recuerda Henderson.

Las Bolsas europeas giran a la baja, y los futuros del Ibex anticipan la pérdida de la barrera de los 10.000 puntos conquistada ayer por primera vez desde mayo de 2018.

(Expansión, 18-02-2020)