El 7% de los gastos del Estado correrá a cuenta de los fondos europeos

A comienzos de mes, el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, prometió que en 2021 España recibiría unos 27.000 millones de euros provenientes de Bruselas, una cantidad que el Gobierno ha tomado como válida en su proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE), y que supone el 7% del total de los gastos para 2021: más de 26.600 millones de euros de un total de 383.500 millones. De ellos, 26.500 corresponden a gastos no financieros.

Los Presupuestos, explicó el Ejecutivo, “canalizan los fondos europeos para avanzar hacia una economía con mayor valor añadido, más digital y basada en la transición energética”. Las partidas dan buena cuenta de ello, y la mayoría del dinero comunitario, que llegará en forma de subvenciones directas, está destinado a la transición digital y verde, uno de los requisitos que impuso Bruselas en la negociación para aprobar el Next Generation EU.

Según el proyecto de cuentas públicas, el 21,1% de los fondos comunitarios, unos 5.600 millones de euros, van a parar a la industria y energía, una de las áreas clave en lo que a la transición verde y la descarbonización se refiere. La segunda gran partida, en un 17,8%, es la que va destinada a la I+D+i y la digitalización. Supone unos 4.700 millones de euros. Muy cerca, con unos 4.600 millones de euros (el 17,6% del total de los fondos), está el área de las infraestructuras y ecosistemas resilientes, otra de las patas principales en la transición sostenible.

Cabe recordar que de los 72.000 millones de euros que España recibirá entre 2021 y 2023, el 37% deberá destinarse a la transición verde, mientras que el 33% irá a la transformación digital, entendiendo ambos frentes como inversiones tractoras con impacto en un sinfín de áreas de todo tipo y condición.

Siguiendo con el proyecto de Presupuestos de 2021, unos 3.000 millones de euros (el 11% de los primeros 26.600 millones) irán destinados a sanidad, 1.800 millones (6,8%) a educación, 1.650 millones (6,2%) a potenciar el acceso a la vivienda y la edificación, 1.200 (4,8%) al comercio, turismo y pymes, 1.100 (4,5%) al fomento del empleo, otros 1.100 (4,4%) a los servicios sociales y la promoción social, 452 millones (1,7%) a “otras actuaciones de carácter económico”, 400 millones más (1,5%) a la agricultura, pesca y alimentación y otros casi 700 millones (2,5%) a otros asuntos sin concretar.

Debido a los retrasos en la aprobación final del Next Generation EU, lastrado por las negociaciones entre el Parlamento Europeo y los 27 socios debido a la posible vinculación con el cumplimiento del estado de Derecho y ciertas partidas presupuestarias que el Consejo rebajó, el dinero no llegará hasta mediados de 2021, según las estimaciones más halagüeñas. Para contrarrestar la demora, el Gobierno de España emitirá deuda para poder adelantar el dinero que tiene asignado.

(Cinco Días, 28-10-2020)

archivado en: ,