La banca en contra de la reducción de las ventajas a los planes de pensiones

Según lo recogido en el borrador del Anteproyecto de Ley de los Presupuestos, los límites de desgravación se reducirían drásticamente, al pasar de 8.000 euros al año a 2.000 euros. Inverco, la asociación de las gestoras de fondos de inversión y de pensiones (mayoritariamente controladas por la banca) y la patronal aseguradora (Unespa) han elaborado un comunicado conjunto mostrando su malestar por las medidas anunciadas.

A juicio de sector del ahorro y la inversión, "la reducción de los límites de aportación que se pretende aplicar a los sistemas de previsión social no va a conseguir los efectos deseados". En cambio, "sí van a perjudicar el desarrollo de la previsión social complementaria en España, con el consiguiente perjuicio para el conjunto de la sociedad y la economía nacional".

El objetivo del Gobierno es priorizar el ahorro complementario para la jubilación a través de los planes de empleo, que son pensiones privadas que se impulsan dentro del ámbito empresarial, por la negociación de la empresa y los representantes laborales. El Ejecutivo pretende, para este tipo de vehículos, elevar el límite de desgravación, al pasar de los 8.000 euros actuales, hasta 10.000 euros.

La señal es clara: el ahorro complementario para la jubilación tiene que constituirse en el ámbito de las relaciones laborales. El gran problema es que, a día de hoy, solo grandes empresas y algunas administraciones públicas tienen constituidos planes de empleo para su plantilla. A través de esta fórmula se han acumulado en España 35.000 millones de euros, mientras que por medio de los planes de pensiones individuales se han llegado a un patrimonio agregado de 75.000 millones de euros.

Para banca y seguros, la fórmula utilizada es un error. En su comunicado, recuerdan que hay más de 7,5 millones de partícipes en planes de pensiones individuales y casi un millón de asegurados en planes de previsión asegurados (PPA) que se van a ver afectados con carácter directo e inmediato por la medida. Sin embargo, en más del 90% de estos casos, las aportaciones anuales son inferiores a los 2.000 euros que sería el nuevo tope.

(El País, 28-10-2020)

archivado en: ,