Las pensiones en España subirán un 0,9% el próximo año

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, desveló que el casi medio millón de pensiones asistenciales –aquellas que reciben quienes no han cotizado lo suficiente para recibir una prestación contributiva– subirán el doble, un 1,8% el próximo año. A este incremento de las cuantías de las pensiones hay que sumar el aumento del número de pensionistas esperado para 2021 y la tasa de sustitución prevista –cuantía superior de las pensiones que entran en el sistema que las que salen– para llegar al gasto final en pensiones calculado por el Gobierno para el año que viene que ha sido fijado en una cifra récord de 163.297 millones de euros en el proyecto de Presupuestos cuyas líneas generales fueron presentadas ayer. Esta abultada cantidad representa un incremento del 3,2% del gasto en pensiones respecto a 2020 y supone ya el 35,8% del gasto total y un peso sobre el PIB previsto para 2021 del 13,3%.

Tomar las medidas adecuadas para hacer que el gasto en el sistema de pensiones sea sostenible financieramente era una de las principales misiones que tenía la Comisión parlamentaria del Pacto de Toledo que, precisamente ayer, debatió y votó la renovación de la veintena de recomendaciones que desde 1995 hacen los diputados a los Gobiernos para que reformen el sistema de pensiones. Si bien, las nuevas recomendaciones orientadas a aumentar el gasto tienen un peso considerablemente mayor que las que pretenden contenerlo.

Tras cinco años de trabajo la votación de las nuevas recomendaciones fue respaldada por una amplia mayoría del arco parlamentario, con 30 votos a favor del PSOE, PP, Unidas Podemos, Ciudadanos, Junts, PNV y Coalición Canaria. Mientras que los independentistas catalanes de ERC y los vascos de EH-Bildu se abstuvieron y solo Vox votó en contra.

Aunque algunos grupos, como Ciudadanos, sí anunciaron que presentarán un voto particular relacionado con la recomendación 16 sobre el fomento del sistema complementario de pensiones, al entender que el Pacto de Toledo debería haber sido “más ambicioso” en el desarrollo del segundo pilar (planes de empleo colectivos en las empresas), haciéndolo cuasi obligatorio. En este mismo sentido, el portavoz del PP, Tomás Cabezón, que ayer no anunció ningún voto particular, aunque podría presentarlo porque los grupos tienen hasta el 4 de noviembre para ello, también consideró que el Gobierno no debería rebajar las deducciones a los planes individuales, como ha hecho en los Presupuestos de 2021 hasta que no haya desarrollado el segundo pilar.

De momento, las cuentas públicas de 2018 ya incluyen una transferencia del Estado de 18.000 millones de euros a la Seguridad Social para que financie una parte importante de los denominados gastos impropios, que es una de las recomendaciones del Pacto de Toledo.

(El País, 28-10-2020)

archivado en: ,