El FMI insta a impulsar reestructuraciones en los países con niveles insostenibles de deuda

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que el elevado nivel de deuda global que está provocando la pandemia del Covid-19, y que prevé roce el 100% del PIB mundial a finales de este año, urge a impulsar desde ya medidas como la aprobación de reestructuraciones para aquellos países con niveles de deuda insostenibles. Así lo ha manifestado la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, defendiendo la necesidad de impulsar cuanto antes quitas o condonaciones de deuda en los países donde el volumen a deber alcance umbrales inmanejables.

Georgieva ha subrayado la importancia de acuerdos como el alcanzado esta semana en el seno del G-20 para suspender durante seis meses el cobro de deuda a países en vías de desarrollo, pero ha considerado que estas iniciativas son insuficientes. El acuerdo fue adoptado el pasado miércoles, cuando se prorrogó hasta mediados de 2021 luna moratoria aprobada en mayo hasta finales de año para dar un respiro a las naciones con mayores tensiones de liquidez. El pacto, que beneficia a los 73 países más pobres del mundo, ha sido aprovechado de momento por 42 de ellos.

"Estamos ganando algo de tiempo, pero tenemos que enfrentar la realidad de que tenemos acciones mucho más decisivas por delante", aseveró, según recoge Reuters, instando a acreedores y deudores a comenzar a negociar reestructuraciones de la deuda sin demora. Las declaraciones de la directora gerente se han producido en un evento online organizado por un grupo de exresponsables políticos y académicos de los países del G-30.

Tomar medidas demasiado tarde, o no llevarlas suficientemente lejos, ha advertido, arrojará una costosa factura para el mundo, cuyos niveles de deuda se sitúan en cotas históricamente altas como consecuencia de la elevada factura de hacer frente a la pandemia del coronavirus.

Las palabras de Georgieva llegan solo unos días después del que el FMI advirtiese, con motivo de la publicación del informe de situación fiscal internacional de otoño, de que la deuda mundial se encamina a saltar de un tamaño equivalente al 83% del PIB mundial a un 98,7% a cierre de este año. Ya entonces, el FMI reclamó la necesidad de los países comiencen a elaborar planes de consolidación fiscal a medio plazo y se planteen la posibilidad de elevar impuestos a empresas con elevados beneficios y rentas altas para ir pagando la factura de la crisis del Covid.

(Cinco Días, 19-10-2020)