El Banco de España defiende que los tipos de interés bajos favorecen a las entidades

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha terminado con el principal argumento de queja de los bancos en los últimos años, cuando dicen que no pueden ser rentables por los tipos de interés negativos. "En el Banco Central Europeo hemos estudiado las consecuencias que tienen los bajos tipos de interés. En su conjunto, el efecto neto es positivo para los bancos. Si bien es cierto que reducen el margen financiero de las entidades, también favorecen que los créditos crezcan más de lo que lo harían en otra situación, algo bueno para los bancos, y mejora la capacidad de pago de los clientes, lo que reduce la morosidad, uno de sus grandes problemas históricos, y permite que puedan vender carteras de activos dañados", ha apuntado Cos.

Hernández de Cos ha inaugurado el curso de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Menéndez Pelayo en Santander, en donde estuvo acompañado por el presidente del BBVA, Carlos Torres, entidad que patrocina el evento. Sobre la opinión del Banco de España, Torres no ha entrado en el debate de fondo y ha apuntado que la perspectiva actual es que se retrase la subida de tipos "no tanto que se produzca una nueva bajada. Ya solo este retraso en subir los tipos hace más difícil elevar la rentabilidad; el BBVA ha mejorado la rentabilidad reduciendo gastos y continuaremos haciéndolo". Ha añadido que la perspectiva es que la Reserva Federal, en lugar de subir tipos, como se esperaba antes, "proceda a realizar bajadas".

No obstante, el gobernador ha comentado, en línea con lo expresado por Mario Draghi, presidente del BCE hace unos días, que si se tomaran nuevas medidas respecto a los tipos de interés o potenciar economía "analizaríamos que efectos tiene en la banca porque es el sector que trasmiten los instrumentos que nosotros utilizamos".

El Banco de España ha realizado un repaso de todas las deficiencias de la banca, además de la baja rentabilidad que está por debajo del coste de capital, "una situación difícil de sostener a largo plazo", ha señalado Hernández de Cos. También les ha reclamado un mayor descenso de la morosidad, que vigilen los crecientes impagados en el crédito al consumo y les alertó de que un potencial ajuste a la baja de los precios de la vivienda tendría un impacto negativo, "aunque de menor cuantía" que, en la anterior crisis, en las entidades de depósito.

Sobre la burbuja inmobiliaria pasada en España ofreció dos datos desconocidos y de gran relevancia: en aquellos años, la banca concedió el 50% de las hipotecas por encima del valor de tasación y, en segundo lugar, “el peso del sector inmobiliario, en un sentido amplio, se situó en 2008 en el 99% del PIB”, cifra que ha caído al 52% en 2018. En este cálculo incluye el crédito para la adquisición de vivienda, más crédito para empresas de construcción y otras relacionadas.

(El País, 18-06-2019)