La banca pedirá liquidez al BCE para dar crédito

Las peticiones de la anterior subasta fueron mínimas, de apenas 3.400 millones de euros, una exigua demanda que estuvo determinada en gran parte por el hecho de que la banca prefería esperar a la siguiente, ya cuando la despenalización a parte del exceso de liquidez de la banca entrara en vigor, el pasado 30 de octubre.

En esta nueva subasta, para la que los bancos deberán hacer hoy sus peticiones como muy tarde, se espera en cambio una demanda muy superior. Los bancos que acudan a esta colocación, cuyo resultado se publicará el jueves, sí recibirán una bonificación del 0,5% si al cabo de tres años han destinado al crédito la liquidez captada. En Citi calculan que las peticiones de la banca de la zona euro alcanzarán los 153.440 millones de euros, en la que será la subasta con más acogida de las que se celebrarán hasta marzo de 2021, muy por encima del consenso de mercado, que apunta a los 122.500 millones.

La banca europea ya ha dado una primera señal de la buena acogida que tendrá la subasta de hoy. El BCE comunicó el viernes que había recibido la solicitud de 112 entidades para devolver de forma anticipada liquidez obtenida en la anterior edición de este tipo de subastas –el programa TLTRO II en 2016 y 2017– por un volumen de 146.800 millones de euros. Estas devoluciones por anticipado tendrían como objetivo ganar margen de maniobra para poder optar a mayor cantidad de liquidez en la subasta TLTRO de hoy.

Los bancos españoles no acudieron a la colocación de septiembre, su posición de liquidez es desahogada, aunque sí han mostrado más interés en hacerlo en esta nueva convocatoria. Santander, BBVA y CaixaBank han lanzado de hecho estos días titulizaciones que servirán de colateral con el que realizar peticiones de liquidez.

De la reunión de mañana del BCE no se esperan grandes novedades. La previsión es que Lagarde, en su puesta de largo, mantenga sin cambios la hoja de ruta marcada por Mario Draghi. Las novedades vendrán de las previsiones económicas para la zona euro, que por primera vez incluirá el año 2022, y del anuncio de la revisión de la estrategia de la institución, anticipado ya por Lagarde. El mandato permanece inmutable desde 2003, cuando se estableció que el propósito de la política monetaria del BCE es alcanzar para la zona euro una inflación cercana, aunque por debajo del 2%.

(Cinco Días, 11-12-2019)